Las cosas pequeñas nos llevaran a las cosas grandes...

Todos alguna vez, nos hemos preguntado que debo hacer para comenzar con esta serie de cambios dentro de mi cuerpo y que ejercicios comenzar a realizar para poder llevar acabo esos cambios que necesito dentro de mi vida, dentro de mi cuerpo, como lograrlo.  Es a traves de la sencillez, de seguir pequeños pasos que se logra esto, dejandonos guiar, siguiendo tips, rutinas de ejercicios,  y poco a poco asi se iran tornando los cambias cada dia mas, y mas grandes.
Como  si vez una gota de agua, una gota no parace nada, pero si esa gota la precede otra y otra, puede llegar a formarse un charco y hasta un gran lago.
Recuerda no desesperes, las cosas pequeñas y los cambios que hagas daran resultados, no te desanimes.

Muchas veces somos como el joven mercader de Boston, quien, según cuenta la historia, en 1849 se vio atrapado en el fervor de la fiebre del oro de California. Vendió todas sus posesiones para buscar su fortuna en los ríos de California, los cuales, según le habían dicho, estaban llenos de pepitas de oro tan grandes que apenas se podían cargar.
Día tras día, el joven sumergía su batea en el río y salía vacía. Su única recompensa era una pila creciente de piedras. Desalentado y en ruinas, estaba listo para abandonar la empresa; hasta que un día un viejo buscador de oro con experiencia le dijo: “Muchacho, vaya montón de piedras que tienes ahí”.
El joven respondió: “Aquí no hay oro; me voy a volver a casa”.
El viejo buscador de oro caminó hacia el montón de rocas y dijo: “Claro que hay oro aquí; sólo tienes que saber dónde buscarlo”; tomó dos piedras en las manos y golpeó una contra la otra. Una de las rocas se partió y mostró varias partículas de oro que brillaban bajo el sol.
Mirando la bolsa de cuero repleta que el buscador de oro tenía atada a la cintura, el joven dijo: “Busco pepitas como las de la bolsa, no partículas microscópicas”.
El viejo buscador le mostró la bolsa al joven, quien al mirar dentro esperaba ver varias pepitas grandes; pero se sorprendió al ver que estaba llena de miles de partículas de oro.
El viejo buscador, dijo: “Hijo, me parece que estás tan ocupado buscando pepitas grandes que te pierdes la oportunidad de llenar tu bolsa con estas preciosas partículas de oro. La acumulación paciente de estas pequeñas partículas me ha dado una gran fortuna”.

somos como ese chico queremos cambios grandes, sin embargo no percibimos los cambios pequeños que podemos ir haciendo poco a poco en nuestra vida, evitamos comer esto, comer aquello, es que no sabe bien esto o aquello,   sin embargo, son estas cosas las que te llevaran a tener grandes resultados en tu vida y no solo de verte bien y senirte mejor, sino en apariencias, busca mas cosas que puedes encontrar pequeñas cosas que te puedan ayudar a conseguir tus metas dentro del ejercicio ya si podras tener las grandes cosas... es asi de sencillo.

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Hacer ejercicio te hace chico el pene?

Ejercicios con Liga Corta

La vitamina D mejora la eficiencia de reemplazo muscular